Tarta de nata y fresas

Tarta de nata y fresas
Tarta de nata y fresas

Si hay una combinación clásica y famosa en el mundo de los postres esa es la de la nata y las fresas. Se trata de una mezcla que es afrodisíaca para muchos y que nos garantiza siempre el triunfo. Además, la combinación de fresas y nata nos aporta una serie de beneficios para la salud que muchas veces olvidamos.

Las fresas, por ejemplo, son muy saciantes y bajas en calorías, además, son fuente de fibra y vitamina C. Comer fresas también nos ayuda con la retención de líquidos y mejora el aspecto de nuestra piel. Por otro lado, la nata supone una importante fuente de calcio, eso sí, hay que tomarla con moderación por su aporte calórico.

En esta ocasión, vamos a aprovechar esta deliciosa combinación para hacer una tarta de nata y fresas. Con esta receta tendrás el éxito asegurado. ¡Y es mucho más fácil de lo que imaginas!

Ingredientes para 1 tarta

Para el bizcocho

  • Huevos- 3 unidades
  • Harina- 120 gr.
  • Azúcar- 120 gr.
  • Mantequilla- 40 gr.
  • Esencia de vainilla
  • Sal
  • Levadura

Para el relleno y la decoración

  • Fresas frescas- 250 gr.
  • Azúcar- 150 gr.
  • Nata- 375 gr.
  • Nata para montar- 375 gr.
  • Gelatina en polvo
  • Sal
  • Zumo de limón

Cómo hacer una Tarta de nata y fresas

  1. Para empezar esta receta el primer paso es hacer el bizcocho. Para ello precalentamos el horno a 170º y cubrimos el fondo del molde con papel de cocina. Untamos un poco de mantequilla en los bordes y espolvoreamos harina.
  2. Fundimos la mantequilla y le ponemos media cucharadita de extracto de vainilla. A continuación, abrimos los huevos en un bol y los batimos. Incorporamos una pizca de sal y el azúcar y seguimos batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.
  3. Mezclamos la harina con medio sobre de levadura y tamizamos. Añadimos poco a poco la harina a la mezcla de antes, con movimientos constantes y envolventes. Cuando esté bien integrada, cogemos un poco de masa y la añadimos a la mezcla de la mantequilla y la vainilla. Cogemos esa última mezcla y la añadimos a la grande. Movemos hasta que esté todo integrado.
  4. Cuando tengamos la masa lista, la vertemos en el molde y horneamos. Estará durante unos 20 minutos en el horno, a 170º
  5. Cuando pinchemos el bizcocho y salga limpio, lo dejamos reposar 10 minutos y desmoldamos.
  6. Es el momento de preparar el relleno. Para ello habremos laminado las fresas y las habremos dejado con 3 cucharadas de azúcar, durante dos horas, en el frigorífico.
  7. Ahora cogemos 60 ml de nata, la calentamos y vertemos en ella una cucharadita de gelatina. Movemos hasta que se disuelva y dejamos templar.
  8. A continuación, cogemos 315 nata, le añadimos los 50 gr. de azúcar y batimos. Cuando aún no se haya terminado de montar, incorporamos la mezcla de nata y gelatina. Terminamos de batir hasta que se haya montado. Guardamos en el frigorífico.
  9. Ahora partimos el bizcocho por la mitad, consiguiendo dos láminas más finas. Cogemos las fresas que teníamos con el azúcar y rociamos el trozo inferior del bizcocho con jugo que hayan soltado. Colocamos una parte de las fresas,hasta cubrir todo el bizcocho. Ponemos una capa de nata y volvemos a rociar con el resto del jugo de fresas. Colocamos láminas de fresas y una nueva capa de nata. Colocamos encima la otra mitad del bizcocho.
  10. Llega el momento de hacer la cobertura. Para ello repetimos la operación de montar la nata con la que nos queda sin montar, tal y como hemos hecho para el relleno. Si nos queda nata del relleno, la podemos utilizar también. Cubrimos los lados y la superficie de la tarta con la nata, ayudándonos de una espátula. Refrigeramos durante dos horas.
  11. Cuando esté cerca el momento de servirla, sacamos la tarta del frigorífico y la decoramos con trozos de fresa. También podemos usar fresas enteras que habremos reservado previamente. ¡YA ESTÁ LISTA!

Notas y Consejos

Si quieres que la tarta sea más grande y espectacular, utiliza dos bizcochos en vez de uno ¡de profesional!

Si te sobra nada o fresas ¡no las tires! prueba a utilizarlas en otros postres o mézclalas y tómatelas tal cual ¡deliciosas!