Corea del Norte confirma ensayo nuclear
Corea del Norte confirma ensayo nuclear

Seúl, Corea del Sur
En un ensayo nuclear del “más alto nivel”, Corea del Norte confirmó que construirá un arsenal más potente, con armas más pequeñas y ligeras. Fue el quinto ensayo atómico de Pyongyang y el segundo en ocho meses.

La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, dijo que se trató de una “imprudencia fanática” y el presidente Barack Obama advirtió que Estados Unidos nunca aceptará al país asiático como potencia nuclear. Japón denunció a Corea del Norte como una “nación al margen de la ley”.

Seúl estima que es la explosión más potente de las registradas hasta la fecha en su vecino del Norte.

Pyongyang alardeó de una tecnología que cambia el panorama tecnológico del país y que desafía tanto las duras sanciones internacionales en su contra como la intensa presión internacional que desde hace años busca frenar sus ambiciones nucleares.

La prueba eleva además la preocupación en muchas capitales mundiales ante la posibilidad de que Corea del Norte pueda estar un paso más cerca de lograr un misil nuclear con el que podría alcanzar a Estados Unidos.

Seúl prometió reforzar su guerra psicológica contra su rival elevando el número de altavoces que emiten propaganda desde la frontera, la más militarizada del mundo.

Horas después de que Seúl detectó una actividad sísmica inusual cerca del centro de ensayos nucleares norcoreano, en el noreste de la península, Pyongyang dijo a través de medios estatales que un ensayo había “examinado y confirmado por fin la estructura y características específicas de movimiento de (una) cabeza nuclear estandarizada para poder ser montada en misiles balísticos estratégicos”.

Corea del Norte, el país más hermético del mundo que está liderado por una dictadura de tercera generación encabezada ahora por Kim Jong Un, protege su programa nuclear celosamente, y los anuncios sobre los avances realizados en este campo no pueden ser verificados de forma independiente.

Por medio de un comunicado, la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, condenó con dureza la prueba señalando que mostró la “imprudencia fanática del gobierno de Kim Jong Un mientras se aferra al desarrollo nuclear”.

El jefe de gabinete del gobierno de Japón, Yoshihide Suga, dijo que Corea del Norte es una “nación del vecindario que está fuera del margen de la ley” y apuntó que el país estudiaría reforzar sus sanciones.

La Agencia Meteorológica surcoreana dijo que el ensayo nuclear del Norte habría tenido una potencia de entre 10 y 12 kilotones, es decir, entre el 70 y el 80 por ciento de la fuerza de la bomba atómica de 15 kilotones arrojada por Estados Unidos sobre la ciudad japonesa de Hiroshima en 1945.

El cuarto ensayo nuclear de Pyongyang tuvo una potencia estimada de seis kilotones.

Corea del Norte dijo que no se filtraron materiales radiactivos, pero la detonación pone a la región alerta. En la capital, los residentes se mostraron encantados.

“Realmente es una gran noticia”, manifestó Rim Jong Su, de 42 años. “Ahora tengo plena confianza en que si los enemigos realizan cualquier pequeña provocación, contraatacaremos y seguramente ganaremos”.

El sismo de magnitud 5.0 detectado el viernes, es el mayor de los cuatro anteriores asociados a pruebas nucleares norcoreanas, según la Agencia Meteorológica de Seúl.

AFC