Gastos pequeños que acaban con tu quincena

Gastos pequeños que acaban con tu quincena
Gastos pequeños que acaban con tu quincena

Si quieres hacer ese viaje de verano (o de invierno) tienes que empezar a ahorrar ¡ya! Y para lograr ese objetivo, te decimos los 10 gastos pequeños y aparentemente inocentes que acaban con tu sueldo.

1. Comer fuera de casa. Sí, a veces no tienes tiempo o ganas de cocinar y poner tu comida para llevar, y terminas comprando algo para el desayuno, la comida o ambas, ¡pero no diario! Si una comida corrida cuesta entre $40 y $100 pesos, dependiendo de la zona y la calidad del lugar, haz cuentas de cuánto estás gastando al mes.

2. Comprar café. Igual que con la comida, bien podrías preparar tu propio café y llevarlo en un termo. Tal vez no sea ese caramel frappé con crema batida que amas, pero te ahorrarás una buena cantidad si sólo compras tu café una vez a la semana y el resto te las arreglas con un delicioso americano o latte hecho en casa.

3. Antojos. Un dulcecito por aquí, un helado por allá, esos taquitos que te dijeron “cómeme”… Todos esos gastos no planeados son una fuga de dinero. No se trata de que te prives, pero sí debes monitorearlos para estar consciente de lo que haces.

 

4. Agua embotellada. Nada mejor que llevar tu propia botella a todas partes y rellenarla cuando lo necesites. No solo ahorras dinero, también todo ese plástico que pasará demasiados años contaminando el planeta.

5. Salidas con amigos. Comidas, cenas, noches en el bar o en el antro, etc. El dinero es para disfrutarlo, ¿no? ¡Claro que sí! Pero no 3 veces a la semana y no en lugares que se salen de tu presupuesto, y menos si eso significa terminar en bancarrota.

6. Fast fashion. Es muy tentador comprar ropa y accesorios “baratos”, pero sabes que no duran nada, no sólo porque pasan de moda, también porque son de mala calidad. Una blusa de $300 pesos hoy, unos zapatos de $500 mañana… El gasto no se siente hasta que te das cuenta de que te botaste miles de pesos en ropa que tendrás que tirar en un par de meses.

7. Taxi, Uber o Cabify. Ya sea porque siempre vas tarde, por comodidad o por flojera, ahí se te va un buen porcentaje de tu sueldo. Y es peor cuando no pagas en efectivo, porque ni siquiera sientes que gastas.

 

 

8. Recargas de tiempo aire. Quizá solo son $20, $50 o $100 pesos, pero ¿cuántas veces lo haces al mes? Abonarle a tu celular de poquito en poquito puede ser mucho más caro que contratar un plan, piénsalo.

9. Meses sin intereses. Pagar $100 pesos al mes por algo no suena mal, pero si no lo planeas bien puedes terminar comprometida con varias mensualidades al mismo tiempo, que si haces cuentas podrían sumar tu salario completo.

10. Pagar después de la fecha límite. Casi todas las compañías y bancos te cobran recargos aunque te retrases un día con tus pagos. Aunque parezca una cantidad pequeña, no tendrías porqué perder ese dinero si tan solo te organizaras mejor.

Para tener unas finanzas sanas solo debes organizarte mejor, hacer un presupuesto mensual que contemple cubrir tus necesidades y darte tus gustos.

 

 

 

 

 

Comentarios: