Si federación no gradúa gasolinazos, la ira social volverá a Veracruz: economistas

Si federación no gradúa gasolinazos, la ira social volverá a Veracruz: economistas
Si federación no gradúa gasolinazos, la ira social volverá a Veracruz: economistas

Xalapa, Ver. – Economistas veracruzanos, coinciden que si el gobierno federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, no gradúa el alza en los precios de combustibles – gasolinazos- la ira social volverá a desatarse en la entidad sureña, y, además, la venta clandestina de gasolina se asentará como comercio negro.

El pasado 27 de enero de 2016, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), anunció el incremento en las gasolinas Magna, Premium y Diésel del 14. 2 %, 20. 1% y 16. 5 %, respectivamente, sobre el precio máximo de diciembre de 2016.

El anuncio se vio reflejado desde el primer día de 2017 y las tarifas promediaron, hasta el dos de febrero de 2017, en 15. 99 pesos para gasolina Magna; 17. 79 para gasolina Premium; y 17. 05 para Diésel.

Lo anterior, produjo protestas en sectores sociales, paros en tramos carreteros por campesinos y transportistas, y saqueos en centros comerciales, que de acuerdo con la Cámara Nacional de Comercio en Veracruz (CANACO), solamente en la conurbación Veracruz – Boca del Río dejó un saldo de 150 comercios vandalizados y pérdidas de hasta mil millones de pesos.

Para el doctor Rey Acosta Barradas, Investigador de la Facultad de Economía, por la Universidad Veracruzana (UV), “no se puede exponer a la sociedad a cambios en los precios del petróleo tan violentos”. Dijo, los gasolinazos a finales de 2016 y a principios de 2017 fueron significativos y en consecuencia puso en riesgo la estabilidad política del país.

Acosta Barradas, aseguró que para evitar una nueva inconformidad en los sectores sociales, el gobierno federal deberá subsidiar este tipo de gastos o, en caso de no poder hacerlo, graduar el aumento en los precios.

“Un gasolinazo de esta magnitud y con toda la inflación que provocó, genera más pobreza, por eso las expresiones de rechazo; el pueblo te dice en pocas palabras que ya está harto de tanta inestabilidad económica”, abundó el doctor en Finanzas Públicas.

Por su parte, Gustavo De Hoyos Ramón, catedrático de la Universidad Veracruzana (UV), opinó que la irritación de la población se debe a que el incremento al precio de la gasolina incluye un impuesto que el público no está dispuesto a pagar.

“¿El Gobierno cuenta aún con espacios para organizar el gasto público de una manera racional? o ¿Seguirá viendo la cara a la gente, como en el caso del gobernador prófugo de Veracruz, que haciendo enrojecer a David Copperfield y Harry Houdini desapareció 100 mil millones de pesos? ¿Quién pagará ese y otros ilícitos? ¿Los usuarios de gasolina en todo el país? ¿Peña Nieto con su dimisión que en todas partes se está solicitando?”, aseveró.Otro economista consultado por este medio, Alejandro Soto Domínguez, explicó que el precio actual de los combustibles se debe a los costos de producción; de los precios internacionales del petróleo, y de los impuestos con los que ingresen a México.

“Cuando importas gasolina, entra al país a costo de producción del exterior, pero además es grabada por el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), que es del 23 por ciento; entonces al precio de la gasolina agrégale el IEPS, y luego a ello súmale el Impuesto al Valor Agregado (IVA); pero además hay un tercer tipo de impuesto que obedece al valor de cambio. La gasolina viene tazada en dólares, entonces si el petróleo crudo sube de precio, hace que la gasolina se encarezca”, abundó Acosta Barradas.

Los economistas señalaron que el panorama para México y Veracruz, no es alentador, pues dijeron “estamos siendo atacados por una moneda, la mexicana, que pierde valor constantemente en comparación con el dólar, pero además por impuestos como el IVA y el IEPS, que el gobierno no está dispuesto a reducir”.

Por su parte, Gustavo De Hoyos Ramón, ex colaborador del Banco de México, consideró que el aumento de la gasolina fue una medida técnicamente correcta, ya que el gasto público se ha incrementado de manera severa desde 2010, financiándose con deuda.

“Este crecimiento exponencial de la Deuda neta que la ha llevado a niveles superiores al 50% del PIB, pone en riesgo la estabilidad de precios. Las generaciones de los años 70 y 80 saben lo que significa la inflación acelerada. Por eso fue imperativo aumentar los ingresos del Gobierno y la mejor manera fue por el impuesto a la gasolina y eliminando el subsidio”, explicó.

Venta de gasolina clandestina se asentará como mercado negro

Ante la pregunta a los tres entrevistados si a raíz del incremento en los combustibles volverá más atractiva la venta de gasolina clandestina para la delincuencia organizada, los especialistas concluyeron:

“Por supuesto. Estamos en una situación muy crítica, pero además apañados por la inseguridad. La droga no es un producto de primera necesidad, pero la gasolina sí. Yo no consumo droga, pero si consumo gasolina. ¿Cuántos hay como yo en el estado?”.

“Los gasolinazos van a estar a la orden del día, quién sabe cuántas tomas clandestinas de gasolina existan en Veracruz, pero seguirán acumulándose”.

“Esta venta se puede asentar como comercio negro, porque la gasolina legal está muy cara y la ilegal es más barata; aún con los riesgos que implica, la gente está dispuesta a ponerle de esa gasolina a sus carros”.

Cabe mencionar que por el robo de combustible a Petróleos Mexicanos (Pemex), Veracruz ocupa el cuarto lugar en el país; en cuanto a combustible asegurado por el delito federal de robo de hidrocarburo, en su modalidad de toma clandestina, Pemex subrayó que suman 129 mil 364 litros.

Además, de acuerdo con reportes periodísticos, en 14 municipios familias ahora se dedican a la venta de gasolina: Tezonapa, Omealca, Cuichapa, Coscomatepec, Carrillo Puerto, Naranjal, Camarón de Tejeda, Yanga, Cuitláhuac, Tepatlaxco, Ixhuatlán del Café, Huatusco, Paso del Macho, Atoyac, regiones por donde atraviesan los ductos de Pemex.

Aplazan segundo gasolinazo de 2017, una semana

El día de hoy, tres de febrero, La Secretaría de Hacienda dio a conocer que se ampliaron los subsidios para las gasolinas y el diésel en el país, con lo cual el primer “gasolinazo” contemplado para el mes de febrero será retrasado una semana, y entrarían en vigor el 11 de febrero a las 16 horas.

La SHCP informó que con el subsidio el precio de la gasolina Magna tendrá una reducción de 4% y pasará de 15.99 pesos a 15.33 por litro; la Premium bajará 1% y pasa de 17.79 pesos a 17.68 pesos, y el Diésel tendría una reducción de 2% al pasar de 17.05 pesos a 16.59 pesos.

Alejandro Soto Domínguez, ex vicepresidente del Foro Plural de Economistas Veracruzanos, aseguró que, entre las estrategias tomadas por el gobierno federal en torno al incremento de los combustibles, la de estandarizar los precios en las 32 entidades fue un acierto.

“Cada estado debe pagar la gasolina en función de lo que cuesta producirla en su sector. Es correcto que la gasolina cueste más en la Ciudad de México que en Veracruz, imagina el costo de transportarla al altiplano. La Ciudad de México se ve beneficiada por estados como Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche”, aseveró.