Sergio Pitol necesita ser asistido casi en todo: Luis Demeneghi

Sergio Pitol necesita ser asistido casi en todo: Luis Demeneghi
Sergio Pitol necesita ser asistido casi en todo: Luis Demeneghi

Xalapa, Ver. En compañía de su familia, el escritor Sergio Pitol Demeneghi, galardonado con el Premio Cervantes 2005, vive la cuarta –y última etapa– de la afasia progresiva no fluente que le fue diagnosticada en 2009, por Mario López Gómez, neurólogo con especialidad en neurosiquiatría (cédula profesional 2555862 y cédula de especialidad 4255532).

“Sergio Pitol está en una etapa muy difícil, está en la última etapa de su enfermedad, y prácticamente no habla, no se puede parar, y tiene que estar asistido por sus enfermeros prácticamente todo el tiempo”, cuenta Luis Demeneghi Colina, primo del narrador y traductor, quien en octubre de 2014 interpuso un juicio de interdicción con la finalidad de obtener la tutela del autor y poder cuidarlo.

Un parte médico en poder de la familia, elaborado el primero de septiembre de 2014 –al que tuvo acceso La Jornada, donde se hace un recuento de la detección, síntomas y avance de la enfermedad–, revela que ese padecimiento comenzó a manifestarse en Pitol desde 2009.

Ese año el autor de El viaje comenzó a perder la capacidad de enunciar “frases de más de cinco palabras conexas”, y a manifestar un trastorno del lenguaje que consiste en la repetición acelerada y cada vez más rápida de una palabra dicha por su interlocutor, unos minutos antes.

Un año más tarde, experimentaría problemas de comprensión del lenguaje. Y en 2011, fallas graves de memoria y de reconocimiento de objetos. Los primeros meses de 2014 tuvo episodios confusionales (delirium).

A ocho años de que se le diagnosticó la enfermedad, Sergio Pitol enfrenta serias dificultades para desplazarse, realizar sus necesidades básicas como bañarse, tomar solo sus alimentos o conversar con alguien.

La vivienda de Sergio Pitol, marcada con el número 11 de la calle Pino Suárez, en el centro de la capital de Veracruz, sigue siendo su lugar de resguardo, donde personal designado por el DIF local –a quien un juez otorgó la tutela del escritor desde 2014– le brinda asistencia médica.

“Ellos siguen teniendo la tutela de Sergio Pitol, la única diferencia es que tenemos una excelente relación con ellos, nos permiten verlo, visitarlo las veces que nosotros queramos”, explica Luis Demeneghi, quien se quejó de que durante la administración de Javier Duarte de Ochoa, el DIF de Veracruz y sus cuidadores Nidia Vicent Ortega y Elizabeth Corral Peña, les negaban el acceso.

En el mismo sentido se pronunció Laura Demeneghi, quien negó que ella tenga la tutela o la responsabilidad de los cuidados médicos de Sergio Pitol.

“Las autoridades tienen la tutela de mi tío, y nosotros lo que ahora si podemos hacer es visitarlo, porque antes teníamos problemas para hacerlo”, no nos dejaban acercarnos, dijo.

Respecto del papel de las autoridades del DIF estatal del periodo de Javier Duarte y Vicent Ortega y Elizabeth Corral en torno al cuidado de Sergio Pitol, existe la carpeta de investigación UIPS/DXI/ESP1º/227/2017, abierta en la fiscalía especializada en la investigación de delitos de violencia contra la familia, mujeres, niñas y niños y trata de personas de la Fiscalía General del Estado.

Mientras, en la Fiscalía de Delitos Cometidos por Servidores Públicos está abierta la arpeta de investigación FES 269/2016/OF/FIS en contra de Rodolfo Mendoza Rosendo, Adelina Trujillo Landa, Indira Contreras Tun y la juez Ma. Concepción Andrade López por la manipulación de un incapaz y negligencia en el trato a Sergio Pitol.

Luis Demeneghi negó que se impida a los amigos del escritor tener algún contacto con él.

“Me extraña que se quejen de que no se les permite acercarse, si a todo mundo se le permite el acceso, únicamente tienen que pedir permiso al DIF de Veracruz, pues es quien tiene la tutela”.

Como ejemplo, el primo del escritor relató que, a finales del pasado febrero, Luz Fernández de Alba acudió a la casa del escritor de El arte de la fuga, y su presencia quedó registrada en la bitácora de visitas.

Laura Demeneghi negó que el teléfono de la casa de Sergio Pitol haya cambiado. Sigue siendo el mismo, y a quien llame le pueden informar sobre la salud del escritor.

Respecto de la ausencia en actos públicos o sitios que antes frecuenta el autor de El mago de Viena, el primo del escritor relató que eso no es posible debido a la gravedad de la enfermedad que padece.

“¿Cómo vamos a llevarlo a un café? ¿Cómo vamos a placearlo? Hay personas que sabían la gravedad de mi primo desde hace tiempo, y lo tomaron a juego, no les importó y lo exhibían y lo placeaban. Y por eso deben rendir cuentas”, advierte Luis Demeneghi.

Sobre la salud del escritor, su primo acotó que hasta el momento no ha requerido de la asistencia de aparatos médicos, pues “dentro de su gravedad se encuentra estable, sin asistencia de aparatos, pero sí requiere de personal que lo apoye en el día a día”.

“Sergio está en una etapa muy delicada de salud, y si sus amistades quieren saber de él, pueden comunicarse a su casa, al DIF de Veracruz, pedir informes y solicitar una visita”, dijo.

Con información de La Jornada