En la UV, también podría haber empresas fantasma

En la UV, también podría haber empresas fantasma
En la UV, también podría haber empresas fantasma

Bajo el cobijo de Sara Ladrón de Guevara, rectora de la Universidad Veracruzana (UV) se pudo haber timado a periodistas veracruzanos al mismo estilo de las empresas fantasma de Javier Duarte,y con Raciel Martínez Gómez, director de comunicación de la Universidad Veracruzana (UV), a la cabeza de la operación.

Bajo el folio 00097417, Raciel Martínez Gómez, Director General de Comunicación de la Universidad Veracruzana (UV) hizo pública una lista de pagos a empresas de comunicación, prensa, personas físicas o morales, medios electrónicos, y empresas de publicidad que recibieron pagos por publicidad en el periodo de 2013, 2014, 2015, 2016.

La información fue publicada en www.blogexpediente.com este fin de semana.

Sin embargo, varios periodistas niegan haber recibido pagos de la Universidad Veracruzana (UV) durante este periodo, y desconocen haber emitido facturas. Pero más aún, temen que sus datos fiscales hayan sido utilizados para cometer un posible desvío de recursos.

Ahora, exigen que sea investigada la administración de la rectora Sara Ladrón de Guevara, y se esclarezca porqué se incluyen dentro de una relación de pagos que no les hicieron y por los cuales no emitieron facturas. También piden que se investigue el actuar de Raciel Martínez.

El modelo de las empresas fantasma

Durante el gobierno de Javier Duarte se utilizaron los datos fiscales de personas –sin su consentimiento- para emitir pagos por proveedurías y servicios. Las personas de las que se utilizaron los datos no tenían conocimiento de tales acuerdos comerciales, no prestaron los servicios, y nunca recibieron los pagos.

Rosalinda Sáenz, una de las periodistas mencionadas en el listado de pagos, expresó así su inconformidad:

“Quiero que se abra una investigación porque no se me hace correcto ni justo que Raciel Martínez diga que me ha pagado facturas del 2013 a la fecha cuando a mi no me ha dado ni un solo centavo”, dijo.

Rosalinda Sáenz está preocupada porque durante el rectorado de Raúl Arias Lovillo realizó algunos acuerdos de difusión de información y publicidad para los cuales proporcionó sus datos fiscales. Y cree que en el rectorado de Sara Ladrón de Guevara pudieron haber sido utilizados de manera incorrecta.

“Al inicio de la gestión de Sara Ladrón de Guevara, busqué a Raciel Martínez para alcanzar un acuerdo comercial –debidamente facturado y a cambio de un servicio informativo-, pero no fue posible. Me dijo que a la rectora no le interesaba tener convenios comerciales o publicidad, y ahí quedó el tema”, señaló.

Ahora que se da a conocer la lista de pagos donde se hace un compendio del 2013 al 2016, periodo por el cual debió recibir 59 mil pesos por concepto de publicidad, Rosalinda Sáenz pide que se aclare el tema.

“¿Qué significa esto? ¿Que a espaldas de las empresas que facturamos con Arias Lovillo, el director de comunicación de la UV hizo facturas falsas de nosotros? ¿Qué debo entender del hecho de que la UV tenga facturas mías del 2013 al 2016, que yo no imprimí? ¿Cómo es que tienen facturas mías si yo no las he emitido? ¿La UV las imprimió, las cobró, y ese dinero a donde se fue? Pido que se abra una investigación porque esto es un fraude, abuso de confianza, y lo que le resulte”, dijo.