Cadillac le apuesta al reconocimiento facial en su producción

Cadillac le apuesta al reconocimiento facial en su producción
Cadillac le apuesta al reconocimiento facial en su producción
El modelo 2018 del CT6 de Cadillac tendrá una cámara de reconocimiento facial en el arco superior del volante que detecta al conductor incluso con gafas. Sin embargo, no siempre se podrá optar por esta ‘autonomía’.

La versión 2018 del sedán CT6 de Cadillac se une a la legión de la conducción autónoma. Con este modelo, el usuario podrá revisar su correo electrónico (o la aplicación de su preferencia) durante seis segundos antes de que el auto mande la primera de tres advertencias de que debe volver a tomar el volante.

Cadillac promociona la tecnología llamada ‘Super Cruise’ como la “primera, auténtica” aplicación de conducción de “manos libres” en la carretera. Los ingenieros de la marca propiedad de General Motors fueron en una dirección diferente, instalando una cámara de reconocimiento facial en el arco superior del volante que observa constantemente al conductor.

El sistema de Cadillac acelerará, frenará y mantendrá una distancia de seguridad con los demás vehículos con la velocidad de crucero preestablecida mientras se mueve tranquilamente por todos los lugares. Ni siquiera se inmuta por el uso de gafas de sol oscuras, que supuestamente dificultan la tecnología de escaneo facial.

Como en todo, hay ventajas y desventajas. La ventaja es que te puedes comer una enorme hamburguesa con queso a hasta 137 kilómetros por hora o tomar un momento para ver tu celular sin correr peligro. La desventaja es que no es un vehículo autónomo en toda la extensión de la palabra.

Además de la cámara del reconocimiento facial, el auto cuenta con otras siete cámaras y una unidad infrarroja. Sin embargo, este sistema sólo se activará en autopistas con salidas y rampas, y solamente cuando se activa el control de crucero y el vehículo se desplaza justo por el medio de un carril.

Por lo tanto, se tienen que cumplir con estas tres características para acceder a esta autonomía al conducir (las autopistas con salidas y rampas, activar el control de crucero y desplazarse por el carril de en medio). Cuando se cumplen, un instrumento en el panel avisa que el sistema está listo y puede asumir el control con sólo apretar un botón.

Al momento que se quiera hacer un cambio de carril, se tiene que realizar de forma manual. Además, Cadillac advierte a los conductores que no utilicen el sistema en un túnel, una zona de la construcción o durante un temporal.

“No buscamos reemplazar al conductor”, dijo Johan De Nysschen, presidente de Cadillac. “El verdadero lujo significa contar con la flexibilidad de elegir”.