Esta startup convierte plástico en petróleo

Esta startup convierte plástico en petróleo
Esta startup convierte plástico en petróleo

El británico Adrian Griffiths está probando una invención que le dejaría millones y salvaría los oceános. En menos de un segundo, su máquina transforma plástico, ropa de poliéster, alfombras, electrónicos, entre otros, en crudo.

En un vertedero de basura a unos 130 kilómetros al oeste de Londres, Adrian Griffiths está probando una invención que está seguro de que salvará los océanos del mundo de ahogarse en desechos de plástico. Y con la que ganará millones.

Su máquina, del tamaño de una cancha de tenis, procesa todo tipo de productos fabricados con derivados de petróleo —plástico de envoltura, ropa de poliéster, alfombras, electrónicos— y los reconvierte en crudo.

Tarda menos de un segundo y el combustible resultante, llamado Plaxx, se puede utilizar para hacer plástico de nuevo o para combustible de motores de embarcaciones.

“Queremos cambiar la historia del plástico en el mundo”, dijo Griffiths, máximo responsable ejecutivo de Recycling Technologies en Swindon, ciudad en el sudoeste de Inglaterra, donde 2.4 toneladas de residuos plásticos pueden transformarse de esta manera diariamente como parte de un proyecto piloto.

Para los patrocinadores financieros que incluyen al Gobierno del Reino Unido y más de 100 inversores privados, la tecnología podría marcar un avance en cómo se maneja el plástico a nivel mundial.