Rafaela Flores, asegura que en el panteón se escuchan voces, tras 40 años trabajar ahí