EMPLEADOS DE BANCOMER, PREOCUPADOS POR TEMOR A DESPIDOS MASIVOS

EMPLEADOS DE BANCOMER, PREOCUPADOS POR TEMOR A DESPIDOS MASIVOS
EMPLEADOS DE BANCOMER, PREOCUPADOS POR TEMOR A DESPIDOS MASIVOS

Empleados de las sucursales de Bancomer que trabajan en Córdoba están preocupados a ser parte de los despidos masivos que era está institución bancaria, tras el anuncio efectuado a nivel nacional.

Debido a que muchos de ellos, han entregado toda una vida a este banco y se les hace difícil volver a empezar otra vez, ya que son jefes o madres de familia y que por consiguiente sus hijos dependen de ellos.

Sin embargo, confían que salgan librados de estos despidos masivos, pues confían que se analizará la funcionalidad de cada puesto, la entrega y el compromiso que le han dado a la empresa.

Lo anterior obedecería a la transformación digital que está llevando a cabo la institución en todo el mundo incluyendo a México.

En mayo pasado, en la reunión de consejeros de BBVA Bancomer, el consejero delegado del grupo español, Carlos Torres Vila, afirmó cómo la tecnología está incidiendo en el modelo de negocio bancario.

“También presenta este cambio tecnológico tan acelerado grandes cuestiones, como son los retos sociales derivados de la automatización del trabajo y sus implicaciones sobre la exclusión social de parte de la población”, comentó en aquella ocasión.

De acuerdo con el último reporte trimestral de BBVA, hasta el pasado mes de junio el grupo contaba a nivel global con 132 mil 321 empleados, de los cuales 36 mil 794 eran de la filial mexicana, cuando en el mismo mes de 2017 tenía 37 mil 863.

De concretarse, el despido de estos mil 500 empleados se sumaría a la desaparición de poco más de 360 puestos de trabajo hace algunos meses cuando se concretó su fusión con Banorte.

Los recortes de personal también estarían relacionados con la inestabilidad en Turquía, país que en los últimos meses está viviendo una fuerte depreciación de su moneda y donde el BBVA posee el 49.85 por ciento de Garantí, el banco más grande del país, aunque la situación en Turquía no afectaría a la filial mexicana.

 

 

Fuente: El Economista