PIDE OBISPO A QUE ABRAN EL CORAZÓN A JESÚS Y NO TENGAN MIEDO EN ESTA NAVIDAD

Llama Obispo a las familias a tener confianza en los alcaldes entrantes
Llama Obispo a las familias a tener confianza en los alcaldes entrantes

Córdoba. – En víspera de Navidad, el obispo Eduardo Patiño Leal invitó a la comunidad católica a que el nacimiento del niño Jesús esté cobijado por la fe y la entrega de cada uno para que rescatados celebren este día como “hijos de Dios”, tal como lo mostraron José y María .

En su celebración dominical, invitó a que dejen entrar a Dios en sus vidas. “Sería una ilusión engañosa querer cambiar nuestra historia sin dejar entrar a Dios en nosotros. Si nos aislamos, o cerramos en nuestro egoísmo, no vamos a poder. Dios quiere venir a nuestra familia, a nuestro ambiente, pero sucede luego que lo dejamos fuera de nuestras decisiones y proyectos. No caigamos en la contradicción de celebrar y hacer fiesta, sin el invitado principal que es Cristo. Dejémoslo entrar y que sea Jesús realmente el centro de nuestra fiesta”.

“Abramos el corazón a Jesús, no tengamos miedo. Él no nos quita nada, y en cambio nos da todo. Recordamos que nació de María y sigue naciendo en el corazón de los que creemos en El. La invitación y la promesa está siempre abierta: todos los días pueden ser Navidad para ti.”

En la conferencia dominical, resaltó: “en medio de las tristezas y angustias de estos tiempos, inmersos en ambientes de violencia, corrupción y desprecio a la vida en todas sus formas y etapas, anhelamos un cambio para nuestras familias y nuestra sociedad. Tantos necesitan de consuelo, de justicia, anhelan que la verdad aclare su existencia y les permita una vida reconciliada con Dios y el próximo, por el amor y el perdón que el pequeño Niño nos ha traído. Dios mismo quiere cambiar nuestras vidas, pero necesita de nuestra colaboración libre y convencida.”

“Si sientes que tu fe es débil e inconsistente, contempla esta noche en el nacimiento”: cada uno de los personajes: todos van hacia Jesús, todos se mueven hacia Él, el Emmanuel, el “Dios con nosotros”. Pidamos la intercesión de tantos creyentes y santos que pudieron responderle con un Si coherente, firme, perseverante, alegre. Pidámosle a Jesús que nos conceda decirle siempre Sí colaborando con su gracia.”

Por último, agregó: “Solamente con fe y confianza en la gracia sanante de Dios podremos ser constructores de la paz en la propia familia y en nuestra sociedad. Seamos promotores de la justicia y la verdad, seamos lazos de unión y nunca motivo de divisiones estériles: Jesús es el Príncipe de la Paz, él llena todas las expectativas del ser humano”.

Y añadió: “Cada quien, según su vocación y profesión, puede aportar mucho para que otros participen de la Buena Noticia del amor de Jesucristo. ¿Cómo? Descubriendo y acogiendo a Cristo en el necesitado, en el pobre, en el migrante, el que sufre situaciones de dolor o angustia. Sepamos descubrir el paso de Jesús en el prójimo que requiere de nosotros. En el amor al prójimo, se renueva el milagro de la Navidad”.