Córdoba.- Por las movilizaciones de vectores, maestros y estudiantes, Córdoba se ha convertido en rehén de bloqueos, movilizaciones, protestas y denuncias a consecuencia de la administración estatal que no ha logrado resolver sus pendientes financieros y los únicos afectados, son los ciudadanos.

Estas marchas y protestas, también afectan a los comercios quienes reportan caídas en sus ventas de forma drástica, al bloquearles los accesos a sus negocios, quienes por temor a las represalias se mantienen en el anonimato, pero exigen al gobernador Javier Duarte que pague a fin de que liberen las carreteras.

Aunado a estas movilizaciones, de forma independiente también están los cañeros que mantienen tomados los ingenios, para exigir que se respete la Ley Cañera, afectando a la clase obrera que estaban enfocados a la reparación de las factorías para arrancar zafra en el último bimestre del año, situación que podría retrasar su arranque.

Otra de las movilizaciones que generó malestar ciudadano en días anteriores fue la disputa que mantienen tanto Antorcha Campesina y los habitantes de Villa Unión, hecho que también estranguló el tráfico en la caseta de peaje de Fortín como la carretera federal Fortín-Huatusco.

En el caso de los vectores, llevan 9 días de paro, situación que está recrudeciendo la pandemia del dengue, chikungunya y zika en los 28 municipios, pues el personal ha dejado de fumigar más de 120 mil viviendas, siendo los únicos afectados los ciudadanos que están enfrentando solos está lucha contra estas enfermedades.

Tanto ciudadanos como empresarios, exigen paz en Córdoba al estar cansados de que sean rehenes de sindicatos y movimientos ciudadanos.