MUJERES DEBEN RECONOCERSE Y VALORARSE, PARA SUPERAR Y FRENAR VIOLENCIA

MUJERES DEBEN RECONOCERSE Y VALORARSE, PARA SUPERAR Y FRENAR VIOLENCIA
MUJERES DEBEN RECONOCERSE Y VALORARSE, PARA SUPERAR Y FRENAR VIOLENCIA

Córdoba. – El aumento de los casos de violencia física, emocional, económica y sexual va al alza en la sociedad, debido a que las mujeres no reconocen sus derechos y no valoran el potencial que tienen para salir adelante, afirmó la jefa de la oficina Interinstitucional del Centro Estatal de Atención a Víctimas del Delito de la Fiscalía General del Estado, María de los Ángeles Domínguez Guerrero.

Entrevistada previo a impartir su charla sobre los derechos humanos a las mujeres de la comunidad El Porvenir, resaltó que para que su labor trascienda en la sociedad se debe prevenir el maltrato psicológico y físico y se logra mediante la difusión de los derechos que tienen el sector femenino y que son aplicables.

“Aquí lo importante es que el sector debe tener presente que los derechos no basta conocerlos, sino ejercerlos y que se han logrado gracias a la lucha que hasta hoy se mantienen por la equidad de género”, opinó.

Basta, dijo, que las mujeres sientan que no valen, se deben reconocer y tener presente el valor que tienen, de lo contrario seguirán estando sometidas y bajo un ambiente de violencia en donde no cesara la violencia física y emocional.

Lamentó que la violencia se expresa en muchos ámbitos y que se vive desde el trabajo, en la calle como en la escuela y en la casa.

A pesar que no especificó con estadísticas cuántas mujeres han sido vulneradas en sus derechos, admitió que las redes sociales también han sido parte de las herramientas que utilizan para violentar los derechos de las niñas, adolescentes, jóvenes y adultos.

Incluso, agregó, muchas de ellas caen en redes en trata de personas que, por la inocencia de la edad y desconocimiento, son sometidas.

Por ello, conminó a los padres de familia a estar pendientes de lo que hoy viven sus hijos, como su relacionan y que herramientas usan para entretenerse, para evitar que sean presas de bandas delincuenciales.