Hacienda espera otra vez que el próximo año sea mejor

Hacienda espera otra vez que el próximo año sea mejor
Hacienda espera otra vez que el próximo año sea mejor

La dependencia pronosticó un crecimiento para 2017 de entre 2.0 y 3.0 por ciento, por abajo de los pre-criterios presentados en abril, de 2.6 a 3.6 por ciento, pero mayores al crecimiento proyectado para este 2016 de 2.0 a 2.6 por ciento.  En tanto, el recorte al gasto programable sería de 239 mil 700 millones de pesos.

Su pronóstico de crecimiento de la economía para 2017 está en un rango de entre 2.0 y 3.0 por ciento, anunció este jueves el titular de la dependencia, José Antonio Meade. Por arriba del 2.0 al 2.6 por ciento proyectado para este año.

Sin embargo, el ajuste se da desde un estimado previo de 2.6 a 3.6 por ciento planteado en abril en los precriterios de Política Económica.

En cuanto al tipo de cambio, el Gobierno estima un promedio de 18.20 pesos dólar, nivel mayor al que planteó en abril de 17.20 pesos.

La inflación, en tanto, estaría en 3 por ciento, dentro del rango del Banco de México de 3 por ciento +/- un punto porcentual.

Meade agregó que se trata de un paquete económico responsable que incluye un superávit primario y que responde a la necesidad de ajustar el gasto, lo que se plasma en el paquete como un ejercicio de corresponsabilidad.

El precio de la mezcla mexicana se propone en 42 dólares, que ya había sido adelantado por Hacienda cuando informó la contratación de coberturas petroleras en 38 dólares, más 4 dólares de un complemento proveniente del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP).

En tanto que la plataforma petrolera prevista es de 1.928 millones de barriles por día, menor a los 2.028 millones señalados en abril.

“Esto no contempla el nuevo plan de negocios de Pemex”, aseveró.

Y la promesa de un superávit primario se cumpliría, con un estimado de 0.4 por ciento del PIB.

Además, el ajuste al gasto programable sería a la baja, de 239 mil 700 millones de pesos.

Al explicar el Paquete, el secretario de Hacienda apuntó que se trata de un presupuesto con sello federalista, pues considera un incremento en las participaciones federales y se privilegia a los programas que atienden a la pobreza.

“No habrá beneficiario de ningún programa que dejará de recibir dinero por este presupuesto”, dijo.

Además, anticipó que México será el primer país integrado al programa internacional de datos abiertos.

Agregó que se mantendrá el acuerdo de certidumbre tributaria, por lo que no se crearán nuevos impuestos.

Con información del Financiero