Liberan genéricos contra la influenza

Liberan genéricos contra la influenza
Liberan genéricos contra la influenza

Las tres marcas genéricas del tratamiento Oseltamivir, que sirve para atacar el virus de la influenza, estarán disponibles para la venta al público durante la época de frío, dijo el comisionado federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Julio Sánchez y Tepoz, quien agregó que “la instrucción fue para que en esta temporada invernal no existiera un desabasto como el que sucedió en febrero pasado”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el comisionado señaló que la dependencia liberó los registros sanitarios para que los laboratorios Serral (con capital mexicano), Alpharma(estadounidense) y Liomont (mexicano) puedan producir las marcas genéricas a partir de la sustancia activa Oseltamivir, la cual se comercializa bajo la etiqueta de Tamiflú, del laboratorio francés Roche.

La salida al mercado de las marcas genéricas de Oseltamivir permitirá alcanzar precios hasta 60% inferiores a los de la marca de patente (la cual llegó a venderse hasta en 790 pesos por unidad durante el desabasto). Consultas realizadas a cadenas de farmacias revelan que actualmente el medicamento cuyo nombre comercial es Tamiflú cuesta entre 585 pesos y 670.86 pesos en su presentación de 75 miligramos en caja con 10 cápsulas.

“Cofepris ha hecho un trabajo desde inicios de este año para que tres laboratorios con producción nacional tuvieran el registro sanitario para poder producir y comercializar en México el producto Oseltamivir. Hemos venido dando avance a la producción que tienen los laboratorios de este medicamento y estamos seguros de que para esta temporada invernal, los productos estarán disponibles en el mercado”, dijo Sánchez y Tepoz.

Los tres productos están autorizados, por lo que ahora todo depende de que los tres laboratorios que tienen el registro sanitario puedan sacar su producción a tiempo, “estas son tres opciones genéricas que entrarán a competir al mercado abierto, por lo que esperamos un beneficio en reducción de precios”, señaló.

Sánchez y Tepoz recordó que los tres genéricos se fabricarán en el país en plantas en el Estado de México. La indicación es que para la temporada invernal de este año, debe haber abasto suficiente, cuando menos en el mercado privado. La adquisición por parte de las instituciones públicas de salud tardará más, porque se tienen que seguir procesos de licitación.

“En el momento en que los medicamentos estén producidos y empiecen a distribuirse, la oferta será una oportunidad para que el sector público los pueda adquirir, pero ya dependerá de las fechas de las licitaciones. En el sector privado estarán disponibles en las farmacias. Será un trabajo de coordinación con los distribuidores y farmacias”.

Usualmente, el repunte de casos de influenza se registra en los meses de diciembre y enero, cuando el número de casos de infecciones respiratorias agudas se incrementa entre 20% y 30%, y el número de contagios baja hacia febrero y marzo.

De acuerdo con información de la Secretaría de Salud, la temporada invernal 2016-2017 debió haber iniciado el pasado 15 de octubre, pero se ha venido desfasando y ahora se espera que entre hacia el 15 de noviembre.

En la temporada 2015-2016, tras la entrada tardía del invierno, se registró un repunte inusual de casos en los meses de febrero y marzo. Ello ocasionó que se presentara en todo el país un problema de desabasto del medicamento Tamiflú (el cual sólo era producido y comercializado por Roche), derivado de las compras de pánico que hicieron usuarios ante el aumento de casos de esta enfermedad, el cual se extendió algunas semanas.

En los primeros 24 días de febrero de 2016 llegaron a venderse en promedio 2 mil 200 unidades, lo que ocasionó el desabasto del fármaco, hasta alcanzar las 53 mil cajas. En su momento, Cofepris reportó que la demanda del Tamiflú excedió las proyecciones de venta para el sector privado. Las plazas más afectadas fueron la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Tlaxcala y Nuevo León.

El desabasto llegó a alcanzar a 52% de las 30 mil farmacias privadas que hay en el país, según la Asociación Nacional de Farmacias de México. El desabasto devino en conflicto luego de que Cofepris lanzó una advertencia a Roche de sancionarla si no resolvía el problema. En respuesta, el laboratorio importó 90 mil unidades adicionales del fármaco.

Sánchez y Tepoz recordó que uno de los aspectos más importantes a considerar es que los pacientes deben seguir las instrucciones de sus médicos y esperar a que los diagnostiquen con influenza antes de adquirir el fármaco. La recomendación básica es hacer compras racionales en términos de un diagnóstico médico, insistió.

“Ante la presencia de condiciones de salud que pudieran parecer influenza, es preferible acudir al médico, confirmar el diagnóstico y, en su caso, comprar el medicamento”.