UNAM descubre a carniceros mexicanos que vendían carne de caballo como res

UNAM descubre a carniceros mexicanos que vendían carne de caballo como res
UNAM descubre a carniceros mexicanos que vendían carne de caballo como res

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encontraron que los carniceros que operan en mercados de al menos cinco ciudades del país venden carne de caballo haciéndola pasar como carne de res.

Se llegó a esta conclusión luego de analizar los niveles de contaminación presentes en la carne que se comercializaba al menudeo y encontrar altos niveles de clembuterol, medicamento usado para aumentar la masa muscular de los caballos y que es conocido por ser dañino para el consumo humano.

Los veterinarios de la UNAM analizaron 433 muestras de carne cruda y cocida de las que 40 dieron positivo por carne de caballo.

De estas cuarenta, 29 presentaron altos niveles de clembuterol.

A pesar de los resultados arrojados por el estudio, las secretarías de Salud y Agricultura insisisten en que los casos de intoxicación por esta sustancia siguen siendo de menos de uno por cada millón de habitantes.

El análisis fue llevado a cabo por el equipo a cargo de María Salud Rubio y Juan Francisco Hernández en seis ciudades mexicanas: Chicoloapan, Pachuca, Aguascalientes, Zacatecas, Chihuahua y la Ciudad de México.

De acuerdo al reporte publicado por la Humane Society International (HSI), la única urbe en la que los carniceros no vendieron carne de caballo haciéndola pasar por alimentos derivados de la res, fue Chicoloapan, en el Estado de México, mientras que en la capital fue donde más muestras contaminadas se encontraron.

Según los carniceros entrevistados, ninguno sabía que vendía carne de caballo, haciendo hincapié en que su intención no era engañar a sus consumidores.

De acuerdo a información de la HSI, la gente que adquiere su carne en los mercados establecidos e itinerantes de México debe saber que esta pudo haber sido etiquetada incorrectamente, lo que representa un riesgo para la salud.

En México el engaño podría no comenzar con los carniceros, sino en los rastros, donde las etiquetas de los alimentos cárnicos son imprecisas y/o engañosas.

De acuerdo al organismo no gubernamental, la razón por la que los productores podrían hacer pasar carne de caballo por carne de res es que la de equino es la mitad de barata y, para el ojo no entrenado, puede pasar fácilmente como de vacuno.

Este tipo de prácticas, según indica el diario español El País, provocaron que la carne mexicana fuera prohibida en la Unión Europea desde principios del 2015.