Privados reportan su primer hallazgo de crudo mexicano

Privados reportan su primer hallazgo de crudo mexicano
Privados reportan su primer hallazgo de crudo mexicano

El consorcio conformado por Sierra Oil and Gas, Talos Energy y Premier Oil descubrió un gigantesco yacimiento de petróleo ligero en aguas someras a 60 kilómetros de las costas de Tabasco, el primer depósito de hidrocarburos hallado por un agente privado en México luego de casi 80 años de monopolio petrolero estatal, reportó Talos Energy, operadora del proyecto.

Se trata de un megayacimiento encontrado a través de la perforación del pozo Zama-1, a un tirante de agua de 166 metros de profundidad, con una estimación inicial de recursos cuantificada en un rango de entre 1,400 millones y 2,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, lo que lo convierte en el mayor descubrimiento en aguas del Golfo de México desde el año 2000 y el quinto más grande en el mundo en los últimos cinco años, según la compañía.

El volumen preliminar de recursos del depósito lo hace equivalente a dos veces el tamaño de Trion, tres veces el de Ayin —donde Pemex busca su segundo farmout— y similar a la magnitud de Ayatsil (que forma parte del mega complejo Ku Maloob Zaap). Además, la cuantificación resultó ser ampliamente superior a la expectativa original de hallazgo, que se encontraba en un intervalo de entre 100 y 500 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

El yacimiento fue identificado en un intervalo neto de 335 metros en el Mioceno Superior, con un intervalo efectivo de 170 a 200 metros. Contiene primordialmente crudo ligero (con calidad de entre 28 y 30 grados API), además de gas asociado, dijo Talos en un comunicado.

Zama-1 se ubica en el Bloque 7, que fue una de las dos adjudicaciones que logró el consorcio de la mexicana Sierra Oil and Gas, la estadounidense Talos Energy y la británica Premier Oil en la primera fase de la Ronda Uno mexicana, el 15 de julio del 2015. Talos es el operador del pozo y posee una participación de 35% en la empresa conjunta, por 40% de Sierra y 25% de Premier. La perforación de Zama-1 —el primero de tipo privado luego de casi ocho décadas de monopolio petrolero estatal en México— inició el pasado 21 de mayo a través de la plataforma Ensco 8503, lográndose el hallazgo el pasado 2 de julio, 55 días después de iniciados los trabajos.

“Este es un descubrimiento histórico y significativo, y no podríamos estar más orgullosos de nuestro equipo de trabajo, altamente calificado, tanto de México como de Estados Unidos (…) Creemos que este descubrimiento representa exactamente los objetivos de la reforma energética: nuevos capitales, nuevos participantes y un espíritu de inventiva que permitirá generar nuevos empleos locales e ingresos para el gobierno mexicano”, dijo Tim Duncan, presidente y director ejecutivo de Talos.

La compañía informó que está instalando un revestimiento para proteger los recursos descubiertos antes de iniciar la búsqueda de objetivos exploratorios más profundos y aclaró que aún es muy pronto para proyectar el inicio de operaciones del pozo. “No hay planes para la prueba inmediata en el pozo. Se necesitará una evaluación adicional para calibrar el pozo con la información sísmica reprocesada existente para determinar los planes futuros y las siguientes ubicaciones que definirán la extensión de los recursos descubiertos”, precisó.

“Estamos emocionados por seguir adelante con la evaluación de este descubrimiento y continuar perforando más oportunidades únicas como esta. Vemos un futuro brillante para las aguas someras mexicanas en los próximos años”, agregó Tim Duncan.

En los últimos dos años, Petróleos Mexicanos ha reportado el descubrimiento de 10 campos petroleros en aguas someras y profundas del Golfo de México, cuatro en el 2015 y seis el año pasado; no obstante, la suma de recursos estimados de estos activos no suma la mitad del monto preliminar de Zama-1.